El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Domingo,
25/06/2017
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Luis Solar, presidente de la Federación de Asociaciones de Gestores del Deporte de España (FAGDE)

22/03/2017

Deporte y representatividad

Deporte y representatividad A las movilizaciones obreras producidas en la segunda mitad del siglo XIX, las cuales reivindicaban más tiempo para el ocio, se ha unido otro movimiento, que en principio no tiene nada en común con el anterior y que parte, además, de las clases sociales altas. Nos referimos al movimiento olímpico, liderado por el Barón de Coubertin.

La unión de ambas circunstancias propugnan el espectacular crecimiento del fenómeno que hoy conocemos como deporte. La ocupación del tiempo libre con el deporte, se produce bajo la vertiente de “la práctica” o de “la grada”. El trasvase de la cancha a la grada  y viceversa  se realiza bajo un principio de vasos comunicantes, determinado por circunstancias de tipo social y económico.

La dinámica descrita se ve afectada  por circunstancias concurrentes en la primera mitad de siglo: Dos guerras  universales, el fenómeno   nazi y la rapidísima aceptación mundial del olimpismo, devuelven al deporte a los papeles que desempeñó en la Grecia clásica: "La representatividad de los pueblos".

La división Este-Oeste y el fenómeno latente de guerra fría favorecen  la difusión del "deporte-imagen" durante los años cincuenta y sesenta. A partir de ese momento el fenómeno remite de alguna forma en occidente, bajo la aparición de conceptos que relacionan al deporte con la salud, la educación, la cultura popular, la relación social, la higiene o el equilibrio psíquico.

La difusión del deporte "ocio-praxis", en contraste con el deporte "ocio-pasivo" o de grada, a la que no es ajena el filósofo y ensayista  J. Mª Cagigal, posibilita el nacimiento en el centro y norte de Europa del llamado "segundo camino del deporte" o "deporte para todos y todas".

El "deporte para todas las personas" obtiene su decisivo espaldarazo en 1975, cuando 21 países firman "La Carta Europea del Deporte para Todos", que no sólo otorga al deporte el rango de derecho del individuo, sino que, además,  inicia un cambio de sentido en el concepto de deporte y representatividad de pueblos y naciones.

El orgullo de los pueblos no puede quedar en manos del deportista, sin caer en contradicción con el "artículo V" de la citada Carta, que insta a los poderes públicos a proteger al deportista de cualquier forma de explotación, con cualquier fin, político, comercial o financiero.

Poco más tarde, en 1978, la segunda conferencia de ministros europeos responsables del deporte acaba con una invitación a los organismos deportivos para desanimar a toda práctica tendente a confundir nacionalismo y deporte.

Este giro en la concepción deportiva no significa  la contraposición de los conceptos deporte y nacionalismo. Presupone, más bien, la necesidad de exigir a los países cuotas más amplias de esfuerzo, en materia de deporte, que el mero resultado competitivo.

La exigencia de una sociedad más segura de sí misma consiste en que el esfuerzo científico y económico repercuta sobre toda la sociedad con los beneficios físicos, psíquicos y sociales que comporta el deporte-praxis y que marcan un nivel superior que los resultados en competición.   

El deporte como representación de los pueblos, como depositario de su potencial, está hoy relegado en el llamado primer mundo y comienza a ser patrimonio de quienes necesitan cuotas de autoafirmación rápidas y espectaculares, aún  a costa de su efímera duración.

Hoy los pueblos han de depositar su orgullo en el bienestar social de sus ciudadanos, en las alternativas saludables al ocio, en la creación de servicios deportivos al alcance de todos y en prolongar en el deporte la corriente cultural que el propio deporte ha generado desde hace muchos años.

Luis Solar, presidente de la Federación de Asociaciones de Gestores del Deporte de España (FAGDE)

Blogs Otros Articulos
 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 73

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte