Acceso Club
Martes,
16/08/2022
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Dra. Jara Marcos, Ana María (Traumatólogo: 05/1801/05 - www.doctorajaramarcos.com)

19/07/2022

Osteocondritis disecante de rodilla

Osteocondritis disecante de rodilla La osteocondritis disecante de la rodilla es una afección en la que el fragmento de hueso subcondral y su cartílago articular se separan del hueso suprayacente. Afecta con mayor frecuencia a los adolescentes y a los adultos jóvenes. Su etiología puede ser muy variable, entre las que se destacan los trastornos del crecimiento o las anomalías epifisarias.

También influyen los desequilibrios endocrinológicos y la predisposición familiar, así como traumatismos y necrosis avascular.

La localización más frecuente es el condillo femoral interno, los síntomas son vagos y mal localizados, un dolor inespecífico es la forma más habitual de presentación. La radiografía simple puede servir para detectar la lesión, a veces se presenta como cuerpo libre intraarticular que produce bloqueos inflamación y síntomas mecánicos, provocando derrame, inestabilidad articular, bloqueo de la articulación y atrofia muscular.

El 15% de los casos de osteocondritis se acompañan con lesiones asociadas de menisco o de ligamento cruzado anterior. La resonancia magnética nos proporciona aún más información, sobre el cartílago y la profundidad de la lesión, su estabilidad y, por lo tanto, la necesidad de una intervención quirúrgica.

La historia natural es diferente en jóvenes, que en adultos, Frecuentemente, en adultos acaba en artrosis, mientras en pacientes jóvenes suele evolucionar a curación, sobre todo cuando no se ha cerrado la placa de crecimiento, mejorando el pronóstico de la lesión.

El tratamiento viene siempre determinado por la estabilidad del fragmento y por el estado del cartílago suprayacente. El reposo, las perforaciones múltiples, la fijación o escisión de la lesión. En niños, el tratamiento inicial debe ser siempre conservador y solamente quirúrgico ante un fallo. Las lesiones pequeñas pueden ser extirpadas y perforadas, mientras que las grandes precisan de escisión, reducción, fijación o aloinjertos osteocondrales. Los cuerpos libres habitualmente son extraídos por artroscopia, valorando siempre la superficie lesionada.

Dra. Jara Marcos, Ana María (Traumatólogo: 05/1801/05 - www.doctorajaramarcos.com)

Blogs Otros Articulos
 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 95

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte