El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Miércoles,
12/08/2020
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Antonio Montalvo de Lamo, experto en deporte municipal y paralímpico

17/12/2019

40 años de deporte municipal (2º)

40 años de deporte municipal (2º) Terminaba mi anterior reflexión haciendo una descripción del escenario en los 70 y explicando el nacimiento de un nuevo periodo del Deporte Municipal, iniciado el 3 de abril de 1979 y que dio paso a 40 años de gestión plena y a una consolidación de los servicios deportivos municipales. Entre 1980 y 1990 se vivió una etapa intensa y expansiva.

Este intervalo de tiempo ha tenido, a diferencia del anterior, objetivos claramente definidos en una dirección concreta: difundir, promocionar y generalizar la práctica deportiva, impulsándola desde varias vertientes, con la construcción de nuevos equipamientos deportivos y con ofertas de actividades físico-deportivas amplias y variadas.

En esta primera época (1980-1990), como suele ocurrir cuando se inician proyectos nuevos, estos se alimentan de ilusión, trabajo y superando cualquier dificultad con el fin de conseguir alcanzar los objetivos programados. En este sentido, todo lo realizado en esos años ha contribuido al cambio y evolución de estas estructuras organizativas municipales, transformándolas en los servicios que son en la actualidad.

En esos años se producen una serie de circunstancias y acontecimientos que son rasgos comunes de esta fase. De ellos, me gustaría destacar la promulgación de la Ley General de la Cultura Física y el Deporte (12 de abril de 1980), que sustituye a la anterior y única Ley del Deporte que había habido en nuestro país, denominada Ley Elola de 1961.

La nueva Ley del Deporte aportó al incipiente sistema deportivo español:

- Las competencias del Estado en su misión de fomentar la Educación Física y el Deporte.

- Fijar las responsabilidades de Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales en todo lo relacionado con la Promoción Deportiva.

- Establecer un régimen asociativo especial para las entidades cuya finalidad es la práctica y el fomento de la actividad física y el “deporte para todos”.

- Los clubes deportivos aprueban sus estatutos de conformidad a principios de representatividad.

- Las federaciones deportivas se regulan por principios democráticos de representatividad y estableciendo las normativas electorales.

A nivel general, la influencia de la Ley fue decisiva en todo el sector de deportes, al igual que también lo fue a nivel Local y Comunitario, a través del diseño y ejecución de planes para dotar de nuevas infraestructuras deportivas a las distintas Comunidades Autónomas. En una primera fase fue a tres bandas (CSD, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos) y, posteriormente, con el traspaso de competencias a estos últimos. 

Todo ello dio como resultado que los ayuntamientos, en un porcentaje muy elevado, adoptaran como modelo de gestión los Patronatos e Institutos… Todos ellos órganos de gestión con naturaleza jurídica propia, pero que le dieron al Deporte Local una mayor autonomía de gestión y una mayor visibilidad en los primeros años.

La implantación de estos organismos supuso:

- Dotar al municipio de un órgano con presupuesto propio que ordenaba, planificaba y gestionaba las instalaciones deportivas  y la práctica del deporte, sin olvidar las múltiples manifestaciones deportivas y eventos que se desarrollaban en la naturaleza y en la propia calle (carreras populares, fiestas de la bicicleta y otras…etc.) 
  
- El fomento de actividades físico deportivas consideradas minoritarias realizadas por colectivos más desfavorecidos, personas con discapacidad, tercera edad, mujer…

- Favorecer demandas de los nuevos clubes deportivos.

- Generar hábitos deportivos, físicos, higiénicos y sociales en las primeras edades como consecuencia de campañas específicas de iniciación de las diferentes modalidades deportivas (escuelas deportivas).

- Favorecer programas de competición estable, adaptados a las diversas edades: escolares, adolescentes y adultos (Juegos Deportivos Municipales).

- Posibilitar una mejor relación de estos nuevos órganos de gestión con las federaciones deportivas con el  objetivo común de la unificación de las competiciones y la colaboración de ambas entidades.

- Incorporación de profesionales y técnicos, lo que comportaba una mejora de la calidad de los programas deportivos.

- Formación de voluntarios y animadores deportivos que ayudaban a gestionar mejor.

Todo lo anteriormente expuesto se reforzó con la promulgación de las primeras Leyes del Deporte de las Comunidades Autónomas, lo que significó la adaptación de estas normativas a la idiosincrasia de sus territorios, fijando criterios de solidaridad y equilibrio de dotaciones e infraestructuras y empezando a regularse el deporte escolar y el federado. 

Fue una etapa intensa y expansiva, donde se quería llegar a todos los sectores y colectivos y donde primaba la cantidad sobre la calidad, algo que con el tiempo fue reequilibrándose y se solidificó en la siguiente época que será objeto de la reflexión del próximo número.

Antonio Montalvo de Lamo, experto en deporte municipal y paralímpico

Blogs Otros Articulos
 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 87

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte