El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Martes,
15/10/2019
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Antonio Montalvo de Lamo, experto en deporte municipal y paralímpico

08/10/2019

40 años de deporte municipal (1º)

40 años de deporte municipal (1º) El 3 de abril del 2019 se cumplieron 40 años de los ayuntamientos democráticos, años que han supuesto una transformación importante de pueblos y ciudades de toda España, fruto del desarrollo de políticas encaminadas y dirigidas a mejorar el bienestar social de la ciudadanía y de todos aquellos servicios abandonados en esos momentos...

Mi reflexión, como no podía ser de otra manera, se va a centrar en el deporte y en la gestión de este en esos 40 años, periodo en el que ha habido luces y sombras, prevaleciendo las primeras como consecuencia de la situación en la que se encontraban nuestros municipios, un punto de partida, como reflejare más adelante, fácil de superar por los déficits y carencias que había. Y, por otro lado, por las ofertas de actividades y equipamientos amplios y variados que se realizaron y que con el paso de los años hicieron del deporte municipal un modelo de éxito, en base a una conjunción de aspectos a destacar como la creación de órganos de gestión, partidas presupuestarias contempladas y consolidadas en el presupuesto General, gestión y profesionales al servicio de estas estructuras, dotación de nuevos equipamientos deportivos, políticas de fomento y dinamización del asociacionismo deportivo y tantas otras cosas que nacieron de todo ello.

Y hablaba en mi inicio de sombras. Y ese reflejo de falta de luz en el deporte y en su gestión municipal también se ha dado con el paso de estos 40 años, al igual que se da en la sociedad. Es la propia evolución la que en algunas ocasiones condiciona el crecimiento y calidad de los servicios ayudada por distintos motivos como son el desgaste y erosión del paso de los años, la crisis económica, la asunción de competencias de otras administraciones, políticas desiguales de precios públicos..., lo que ha hecho necesaria una parada para reformular nuevos modelos de gestión que se adapten a la actual sociedad del siglo XXI.

Volviendo al origen del deporte municipal en la era moderna, se inicia el 3 de abril de 1979 y se identifica con el esfuerzo, ilusión y trabajo de miles de personas, organizaciones, políticos, técnicos, clubes y asociaciones deportivas, voluntarios, etc., cuya labor se enten¬dió como lo que es un servicio público relacionado con el ocio y el tiempo libre del ciudadano y vinculado muy estrechamente con la salud. 

Si analizamos el panorama del deporte en los años anteriores a la llegada de los ayuntamientos democráticos, en los 70, veremos que era desolador, con carencias de ofertas, equipamientos, profesionales de la Educación Fisica y del Deporte y, sobre todo, sin ningún tipo de estructuras organizativas que lo gestionase, con lo que tenía una clara dependencia a la improvisación , al capricho y a la ocurrencia de los políticos de la época. No habrá que despreciar algunas excepciones que se dieron en algunos ayuntamientos de Madrid y alguna otra provincia que con coherencia y rigor planificaron instalaciones deportivas y ofertaron actividades pero, en honor a la verdad, hay que decir que fueron los menos y claramente influenciados por las en otro tiempo denominadas regiones más avanzadas como eran Cataluña y País Vasco.

Entre los rasgos que se distinguen de este periodo en la década de los 70 destacaría: ausencia de estructuras organizativas públicas dedicadas a la gestión del deporte en los municipios como órganos de gestión, patronatos o fundaciones. Como consecuencia del punto anterior, no había partidas presupuestarias para el deporte, fuera de las tradicionales de aquella época: torneos de fiestas patronales y la subvención al equipo representativo del pueblo o ciudad, generalmente de fútbol. Tejido asociativo muy debilitado y circunscrito a un solo deporte y, por tanto, poco favorecedor para que se fortaleciese. Carencia de profesionales dedicados a la gestión e impartición de actividades fisicodeportivas. En el mejor de los casos eran entrenadores y muchos de ellos voluntarios. Escasez de instalaciones y equipamientos deportivos, en su gran mayoría eran al aire libre, sin iluminación y carentes de todo tipo de servicios, vestuarios..., predominando campos de futbol, piscinas al aire libre y algún que otro frontón y pista polideportiva. Centros escolares en los que no se impartía Educación Física con alguna pista al aire libre y en el mejor de los casos algún gimnasio o espacio cubierto de reducidas dimensiones y donde la actividad deportiva se ceñía a la competición de unos pocos, generalmente los mejores.

Así era el escenario en este periodo de los años 70 que felizmente se superó con los ayuntamientos democráticos y la colaboración con el resto de administraciones públicas y que dio paso en los 80 y en los 90 a un crecimiento considerable de la práctica deportiva organizada y a una consolidación de los servicios deportivos municipales como entes de planificación y gestión al servicio de la ciudadanía, reflexión que acometeré en el próximo número.

Antonio Montalvo de Lamo, experto en deporte municipal y paralímpico


Munideporte.com

Blogs Otros Articulos
 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 84

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte