El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Jueves,
20/02/2020
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Foro de Investigación Cerveza y Estilos de Vida

05/02/2020

La cerveza puede facilitar la recuperación tras la actividad física

La cerveza puede facilitar la recuperación tras la actividad física El Foro para la Investigación de la Cerveza y Estilos de Vida ofreció la conferencia “Nutrición, deporte y estilo de vida del deportista”. Se celebró en la Facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Granada. Los expertos explicaron cómo el consumo moderado de cerveza puede ayudar en la recuperación tras la práctica de actividad física.

La alimentación, la práctica de ejercicio físico y la importancia de la hidratación en el rendimiento deportivo son los elementos fundamentales de un estilo de vida activo. Profesionales del deporte y la nutrición analizaron también los efectos de la ingesta moderada de cerveza en personas que se someten a un entrenamiento de alta intensidad (HIIT).

La alimentación influye directamente en el rendimiento del deportista, por eso las personas que practican ejercicio de manera habitual deben contar con una estrategia nutricional. El Dr. Jesús Bernardo, médico especialista en Nutrición Deportiva y Fundador y director de la Unidad de Nutrición, Alimentación y Metabolismo (UNAM), señaló que “los deportistas deben sincronizar nutrición y entrenamiento para mejorar sus resultados, ya que solo a través de una correcta alimentación se garantiza el buen funcionamiento de todas las funciones metabólicas”. 

Una de las estrategias que recomendó fue planificar la alimentación previa a la competición. Los días anteriores se deben tomar hidratos de carbono que aporten la cantidad óptima de glucógeno y aumenten la capacidad de resistencia y se deben evitar comidas ricas en proteínas o grasas porque requieren más energía para digerirlas y dificultan el vaciado gástrico. Para los aficionados que practican deporte semanalmente sugirió tomar alimentos ricos en hidratos.

Recordó también que la importancia reside en “ordenar la ingesta de alimentos y no restringirlos, por lo que, si los hidratos de carbono son recomendables antes de practicar deporte para aumentar la resistencia, bebidas con alto contenido en agua y sin contenido alcohólico como la cerveza, sin alcohol, tienen cabida tras el ejercicio para recuperarse del esfuerzo realizado”.

Los ponentes coincidieron en la importancia que tiene una adecuada recuperación de las pérdidas que se hayan producido durante el ejercicio. Entre ellas, destaca el agua y las sales minerales que se pueden perder por el sudor en cantidades importantes. En este sentido, Cristina Molina-Hidalgo, investigadora del departamento de Fisiología Médica en la Facultad de Medicina (Universidad de Granada), subrayó la necesidad de “recuperar esas pérdidas por el efecto de reposición que tiene y porque determina una correcta regeneración de las estructuras dañadas, lo que mejora el rendimiento y previene lesiones”.

Además del agua, y a raíz de las conclusiones del estudio “Idoneidad de la cerveza en la recuperación del metabolismo de los deportistas”, Molina-Hidalgo explicó que “la cerveza, tan habitualmente consumida, podría ser una opción para reponer las pérdidas hidro-minerales que se producen con el sudor y facilitar la recuperación gracias a las características organolépticas y los sustratos metabólicos que aporta esta bebida como son los antioxidantes, vitaminas del grupo B y aminoácidos”. Por tanto, el consumo moderado de cerveza (entre una y dos cañas al día para las mujeres y entre dos y tres para los hombres) podría favorecer la rehidratación sin afectar al rendimiento deportivo.

La especialista aprovechó para presentar las principales conclusiones del estudio “BEER-HIIT: Beer or Ethanol Effects on the Body Composition Response to High-Intensity Interval Training”, primer estudio en la literatura científica que investiga la influencia del consumo moderado de cerveza en la respuesta psico-fisiológica a un programa de entrenamiento de alta intensidad (HIIT).

Entre sus conclusiones destacó que “los resultados obtenidos muestran que un programa HIIT de 10 semanas no cambia el peso, pero mejora significativamente la composición corporal al disminuir la masa grasa y aumentar la masa magra en adultos sanos. Estos efectos positivos no se ven influenciados por la ingesta de cerveza, o su equivalente en alcohol, en cantidades moderadas. Además, la ingesta de cerveza o su equivalente en alcohol, durante el ejercicio, no afecta a la distribución de la grasa corporal.” 

La evidencia científica derivada de esta investigación demuestra que la mejora en la composición corporal que ocasiona esta forma de entrenamiento y que se caracteriza por un descenso de la cantidad de grasa y un aumento de la cantidad de músculo, no se ve influenciada por la ingesta habitual de cerveza. Tampoco se ha observado que dicha ingesta influencie la distribución de la grasa en la zona visceral o el área abdominal, la popularmente conocida como “barriga cervecera”. 

Molina-Hidalgo remarcó la necesidad de ser prudentes con el consumo de alcohol, no excederse de lo que es una cantidad moderada y si la preferencia es la ingesta de cerveza “la posibilidad que nos brinda esta bebida de consumirla también sin alcohol, siendo esta opción un tipo de bebida particularmente interesante desde el punto de vista nutricional cuando se practican ejercicios altamente demandantes.”

Para acceder al estudio completo (en inglés), pinche aquí.

Munideporte.com

 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 85

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte