El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Viernes,
23/08/2019
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Datos publicados por Eurostat

19/07/2019

Los hábitos saludables de los españoles retrasan la mortalidad

Los hábitos saludables de los españoles retrasan la mortalidad Según datos publicados por la oficina de estadística Eurostat, España es el país de la Unión Europea con la tasa de mortalidad anual más baja. Entre otros, esto se debe a los hábitos saludables y la dieta basada en frutas, verduras y pescado.

En el año 2016, en España hubo 829 muertes por cada 100.000 habitantes. Es decir, las cifras estuvieron muy por debajo de las 1.002 de media europea. Los expertos coinciden en que la dieta mediterránea y el hábito de pasar más tiempo fuera de casa que el resto de europeos son fundamentales. Manuel Anguita (presidente de la Sociedad Española de Cardiología) apunta que “el estilo de vida de los países mediterráneos favorece la longevidad, a pesar de que los los países nórdicos tienen un PIB per capita superior”

Los otros tres países con menor tasa de decesos fueron Francia (838), Italia (843) y Malta (882), también en el arco mediterráneo. En el polo opuesto, Bulgaria (1.600), Letonia y Rumanía (ambas con 1.476) presentaron las mayores tasas. 

Principales causas de mortalidad

Las causas de muerte siguen siendo las mismas que en ediciones anteriores. De las 5,1 millones de personas que murieron en la UE en 2016 —unas 80.000 menos que el año anterior—, un 36% fueron como consecuencia de enfermedades del sistema circulatorio, principalmente ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Los casos de cáncer ocupar el segundo lugar (26 %). El 33% de esas muertes fueron de personas menores de 75 años (1,7 millones); el 29% tenían entre 75 y 85 años (1,5 millones), y el 38% tenían más de 85 años (1,9 millones). En Dinamarca, Francia, Países Bajos y Reino Unido, el cáncer fue la primera causa de muerte.

La baja tasa de mortalidad en nuestro país se debe a la alta esperanza de vida: La media de edad de las muertes es de 83 años, frente a los 80,6 del resto de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), siendo el segundo por detrás de Japón, donde ese indicador alcanza los 83,9 años.

El doctor Anguita alerta que “pese al panorama privilegiado de España, el reto pendiente es reducir la arterioesclerosis, que es el envejecimiento de las arterias y el cúmulo de grasa y colesterol malo en sus paredes”. También recuerda que el 50% de la población presenta niveles excesivos de colesterol malo, provocado por una mala alimentación, falta de ejercicio y, en algunos casos, por un componente genético. Añade que “los más afectados son los mayores de 70 años y nuestra población está muy envejecida”.

Según previsiones de la OCDE, en 2050, casi un 40% de la población española tendrá más de 65 años. A la alta tasa de esperanza de vida se suma la baja natalidad (1,3 hijos por mujer). Desde 1970 hasta 2015, la esperanza de vida en España mejoró en más de diez años, desde los 70 hasta sobrepasar los 80. Por sexos, las mujeres viven hasta cinco años más que los hombres, y superan los 85 años de media, como sucede en Japón, Francia, Corea del Sur y Suiza.

Ildefonso Hernández (catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Miguel Hernández) indica que “no nos tenemos que contentar al compararnos con otros países europeos, sino analizar en qué estamos fallando y predecir cómo podría repercutir en la mortalidad futura”. Uno de los focos a analizar es la pobreza infantil. España tiene una de las mayores tasas de la UE (28,3%), solo por detrás de Rumanía (32,2%) y Bulgaria (29,2%). “Ese estrato de la población se está exponiendo a alimentos baratos, pero pobres nutricionalmente. Esa ingesta aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y aunque el impacto todavía no es visible, lo será”, apunta.

Otro de los condicionantes es el repunte de los fumadores. El efecto disuasorio de la ley antitabaco, que entró en vigor en 2011, empezó a flaquear en 2017, cuando los consumidores diarios crecieron en cuatro puntos porcentuales respecto a 2010, con un 34% de la población adicta. Carmen Vives (ex presidenta de la Sociedad Española de Epidemiología y profesora de la Universidad de Alicante) señala que “hay que reforzar las políticas públicas que restrinjan el consumo de tabaco, con una incidencia directa sobre las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Hacen falta medidas valientes y drásticas, como el control de las bebidas azucaradas”.

Otras causas de muerte

La tercera causa de muerte en la UE fueron las enfermedades del sistema respiratorio, que mataron a 422.000 personas en 2016 (el 8% de todas las muertes). Las enfermedades del sistema digestivo, con 222.000 muertes, fueron el 4%; las enfermedades mentales y del comportamiento como la demencia, causaron 220.000 muertes (4%); y las enfermedades del sistema nervioso, incluido el alzhéimer, provocaron 219.000 muertes (4%).

Para acceder a los datos de Eurostat, pinche aquí.

Munideporte.com

 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 83

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte