El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Domingo,
23/09/2018
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Estudio de la Universidad de Basilea (Suiza)

10/09/2018

El ejercicio físico ayuda a mejorar la calidad del sueño de los menores

El ejercicio físico ayuda a mejorar la calidad del sueño de los menores Un estudio realizado por la Universidad de Basilea reveló que hacer ejercicio aumenta significativamente la calidad y cantidad del sueño. En España, un 25% de la población infantil padece trastornos como insomnio, somnolencia diurna o parasomnias.

Los investigadores formaron cuatro subgrupos para estudiar el efecto del ejercicio en el sueño: Actividad física subjetiva y sueño subjetivo, actividad física objetiva y sueño subjetivo, actividad física objetiva y sueño subjetivo y, finalmente, actividad física objetiva y sueño objetivo.

En algunos estudios anteriores se utilizaron medidas únicamente subjetivas, lo que ofreció unos datos con validez desconocida. La comparación de datos suele ser difícil debido a la diversidad de herramientas de evaluación, análisis y procedimientos de informes con respecto al sueño.

Los resultados de este trabajo sugieren que los menores con una actividad física más alta tienen más probabilidades de experimentar un buen sueño subjetivo y objetivo. Sin embargo, los científicos señalan que se necesitan más estudios que empleen medidas subjetivas y objetivas en la medición del ejercicio y el descanso.

La Copa COVAP y la SEN comparten estas conclusiones

La Sociedad Española de Neurología (SEN) y la Cooperativa Ganadera del Valle de los Pedroches (COVAP) comparten las conclusiones de este trabajo, publicado en Sleep Medicine Reviews.

Dormir mal puede derivar en complicaciones endocrinas, metabólicas, psicológicas o psicomotoras, entre otras. El doctor Carles Gaig (coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y Sueño de la SEN) comentó que “un buen sueño es importante para un mejor rendimiento físico e intelectual, por lo que el descanso debe ser de calidad y con una duración adecuada. Los niños pueden ver alterado su desarrollo cognitivo o emocional, así como otros problemas como obesidad, hiperactividad, impulsividad o bajo rendimiento”.

Para evitar estos problemas, los neurólogos de la SEN recomiendan horarios regulares de entre nueve y diez horas de sueño para los más pequeños, una siesta breve de 20 a 30 minutos, ejercicio físico por la mañana o por la tarde, evitar la cafeína y cualquier distracción lumínica por la noche como las creadas por tablets y móviles.

Según Rafael Guerrero (director comercial de COVAP), “hay que inculcar una serie de hábitos de vida saludables, entre los que cabe mencionar el descanso y dormir el número de horas suficientes para un adecuado rendimiento físico, concienciando a los padres para que establezcan rutinas y horarios que contribuyan al equilibrio entre el reposo y la actividad diaria de los niños”.  

Los trastornos del sueño suelen afectar a mujeres y personas mayores, ya que son dos perfiles poblacionales que muestran dificultades para iniciarlo o mantenerlo. Sin embargo, también son muy comunes en pediatría.

Estos pueden llegar a ser mayores a lo largo de la infancia como resultado de eventos anormales como pesadillas o sonambulismo, que ocurren durante las horas en las que el niño duerme, provocando síntomas como la hiperactividad y la falta de atención o concentración.

A estas manifestaciones, fruto de un sueño de mala calidad, se suman irritabilidad, nerviosismo, falta de control emocional y desajustes en el apetito o dolores de cabeza. Gaig explicó que “es importante que los padres establezcan rutinas y horarios fijos para que los niños adquieran el hábito de acostarse a la misma hora, estén relajados y cuenten con un momento concreto del día para despertarse, además de tener un ambiente adecuado para dormir sin ruidos, juguetes ni luz”.

Por otro lado, varios estudios en los que se apoya la SEN, demostraron que la privación del sueño es tan nociva para el ser humano como dormir de manera prolongada. Descansar menos horas de las recomendadas aumenta el riesgo de muerte prematura en un 12%, pero dormir más de lo recomendado lo hace en un 30%.

Para acceder al estudio (de pago y en inglés), pinche aquí.

Munideporte.com

 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 79

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte